Pacientes con Alzheimer  tienen mayor concentración de glucosa en el cerebro en comparación a otra persona.