Los pacientes pediátricos desde el período del aparto y en su desarrollo infantil, pueden haber estado sometido a factores de homotoxicidad que han ido creando un terreno inestable para su salud.